diazmontoro@hotmail.com
916 14 40 11 · 615 684 173

Single Blog Title

This is a single blog caption
situación laboral ertes

Situación laboral ERTES

Situación actual en relación con los ERTEs acordados por el Estado de Alarma por el Covid19.

Situación laboral ERTES, estudiamos la situación actual de los trabajadores. Ante la multitud de llamadas de trabajadores alarmados, en buena lógica, por su incierta situación laboral desde que las empresas cursaran solicitud de ERTE ante el SEPE a partir del día 13 de marzo de 2020, consideramos adecuado realizar las siguientes precisiones que esperamos sean de ayuda:

Actualmente, existe un atasco importante en el SEPE.

1) Según sabemos por diversas fuentes, existe un atasco muy importante, de magnitudes épicas en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), que no cuenta con plantilla suficiente para gestionar los 450.000 expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) presentados en España desde que entró en vigor el estado de alarma, por lo que la mayoría de los 3,5 millones de afectados sufrirá un retraso importante en el cobro de su prestación por desempleo y hasta el 10 de mayo, como pronto, no recibirán ingreso alguno del Estado a pesar de que a muchos les comunicaron a mediados de marzo la suspensión temporal de su empleo.

Lo único que ha informado el Ministro Escrivá, en relación a la situación laboral provocada por los ERTE, es que los pagos llegarán, pero no sabemos cuándo.

Medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al COVID-19

2) En el Real Decreto-Ley 8/2020, de de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, en su artículo 22 se señala, que las suspensiones de contrato y reducciones de jornada que tengan su causa directa en pérdidas de actividad como consecuencia del COVID-19, incluida la declaración del estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y/o las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente acreditados, tendrán la consideración de provenientes de una situación de fuerza mayor.

Esto es así, con las consecuencias que se derivan del artículo 47 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre. Que no es de recibo incluir en este artículo porque viene a no decir nada efectivo para el trabajador.

En la situación laboral ERTES, el trabajador no tiene que hacer gestiones ante el ERTE solicitado por la empresa

3) El trabajador no tiene que hacer ninguna gestión ante el ERTE solicitado por la empresa, ya que en el Real Decreto-Ley se ha previsto que el procedimiento se iniciará mediante solicitud de la empresa. La empresa deberá comunicar su solicitud a las personas trabajadoras y trasladar el informe anterior y la documentación acreditativa, en caso de existir, a la representación de estas. (lo que efectivamente no se está haciendo). Y he aquí donde aparece el escoyo que está provocando que los trabajadores no perciban la prestación en tiempo y forma, y es que la existencia de esa supuesta fuerza mayor alegada por la empresa, deberá ser constatada por la autoridad laboral, cualquiera que sea el número de personas trabajadoras afectadas. De ahí el estancamiento que se está produciendo de los expedientes en el SEPE (antiguo INEM).

La resolución de la autoridad laboral se dictará en el plazo de cinco días desde la solicitud (eso no se está cumpliendo por el atasco que se está produciendo), además, se precisa un informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que constate la existencia de fuerza mayor (imposible porque casi todos los inspectores laborales no están operativos). Sí que se indica que prestación se percibirá desde que la empresa solicite el ERTE, sin embargo, los atrasos no suplirán las necesidades actuales que tiene el trabajador de alimento y pago de suministros y deudas, el dinero se necesita ahora, no dentro de dos meses.

En resumidas cuentas, el Real Decreto-Ley es una quimera imposible de cumplir por las Administraciones, pues para todo esto, se ha fijado un plazo total de 15 días teniendo en cuenta que se han presentado 450.000 ERTES.

Este retraso lo paga el trabajador con su sufrimiento y a veces teniendo que tirar de tarjetas de crédito, préstamos personales en condiciones leoninas y hasta usurarias y demás apaños para poder subsistir mientras la tan ansiada prestación llega a los hogares deteriorados por la situación laboral frente a los ERTE.

Entendemos que todos esos intereses que se están abonando por tarjetas de crédito, préstamos, y demás soluciones de emergencia que están soportando las familias hasta poder percibir la prestación podrían y deberían ser reclamables judicialmente al Estado una vez se levante el estado de alarma, demandando al SEPE por el retraso en el pago de las prestaciones, y solicitando responsabilidad al Estado al fijar una tramitación de los expedientes imposible de cumplir por la autoridad laboral en estos tiempos. El Real Decreto Ley dictado en relación con los ERTES es absolutamente inoperativo, ya que se debería haber abonado la prestación a los trabajadores y después pedir cuentas a las empresas que hayan defraudado al iniciar unos ERTES que no les correspondía iniciar.

4) Durante la vigencia del ERTE, se ha acordado que la Tesorería General de la Seguridad Social exonerará a la empresa del abono de la aportación empresarial de cotizaciones del trabajador, siempre y cuando la empresa a fecha 29 de febrero de 2020 tuviera menos de 50 trabajadores en situación de alta en la Seguridad Social. Si la empresa tuviera 50 trabajadores o más, en situación de alta en la Seguridad Social, la exoneración de la obligación de cotizar alcanzará al 75 % de la aportación empresarial. Esta exoneración de pago de cuotas de cotización no tiene efectos para el trabajador puesto que ese período durante el que esté activo el ERTE, se considerará efectivamente cotizado, aunque el empresario no pague las cotizaciones.

5) En los supuestos en que la empresa decida la suspensión de contratos o la reducción temporal de la jornada de trabajo mediante un ERTE, el trabajador percibirá el 70% de la base reguladora que figura en su nómina (si observáis al final de vuestras nóminas, abajo del todo, aparece una cantidad en concepto de base reguladora, de ahí hay que calcular el 70% y esa será la cantidad a percibir mensual hasta que el ERTE esté activo). Este importe se abonará a cada trabajador aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo necesario para ello. Es decir, que la prestación la perciben todos los trabajadores independientemente de la antigüedad que tengan en la empresa, mientras figuren dados de alta en la Seguridad Social por cuenta ajena.

Esta prestación extraordinaria, tampoco computará en el tiempo acumulado que el trabajador tenga de prestación ordinaria de desempleo, es decir, si el trabajador tenía acumulados dos años, un año, cuatro meses, los que sea, por su período efectivamente trabajado anteriormente a producirse el ERTE, no perderá dicho tiempo acumulado porque perciba en estos momentos prestación por desempleo a consecuencia del ERTE. No se pierden prestaciones ya acumuladas por el tiempo de trabajo previo.  

La base reguladora de la prestación será la resultante de computar el promedio de las bases de los últimos 180 días cotizados o, en su defecto, del período de tiempo inferior, inmediatamente anterior a la situación legal de desempleo, trabajados al amparo de la relación laboral afectada por las circunstancias extraordinarias que han originado directamente la suspensión del contrato o la reducción de la jornada de trabajo.

Una vez finalizado el ERTE por haberse levantado el estado de alarma, el trabajador tendrá derecho a permanecer contratado por la empresa en cuestión durante al menos los siguientes 6 meses tras el alzamiento de dicho estado de alarma, con lo que el puesto de trabajo tras el alzamiento del ERTE está asegurado por otros seis meses más, sea el tipo de contrato que sea (temporal, obra o servicio….).

6) Durante el periodo de vigencia del estado de alarma, desde el día 14 de marzo de 2020, hasta que el mismo sea levantado por el Gobierno, está expresamente prohibido despedir a los trabajadores

Existen numerosos casos particulares que no es posible incluir en este artículo, sin embargo, si contacta con nosotros a través del correo electrónico de nuestra página web o a través de los números de teléfono que aparecen en dicha página, estaremos encantados de ayudarle en sus dudas e inquietudes.

La consulta telefónica es gratuita, ya que presencialmente no podemos atenderle en estos momentos debido al estado de confinamiento en el que nos encontramos. Una vez levantado el estado de alarma estaremos muy honrados de atenderles en nuestro despacho profesional.

Leave a Reply